Select Page
Spread the love

Consejos de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

Plural

En gramática española, la terminación de las palabras indica si se trata de una sola persona o cosa, o más de una: casa es singular y casas es plural. La –es la terminación más característica para el plural, aunque no la única. Pero en nuestro idioma hay varios términos que terminan con  -s y no varían en singular ni en plural, como tesis. Se dice una tesis o varias tesis. Lo mismo ocurre condosis, crisis, análisis, déficit, diócesis, y los días de la semana, de lunes a viernes.

Gerardo Piña-Rosales, Jorge I.

Covarrubias Segura, Daniel Fernández (eds.)


La palabra del día

Luna

El nombre de nuestro satélite nos viene del latín luna, contracción de lucina, una forma del verbo luceo, lucere ‘brillar’, ‘iluminar’. El verbo latino luceo provenía de la raíz indoeuropea leuk– ‘brillar’, ‘iluminar’.

Muchas palabras de nuestra lengua derivan del nombre del astro, que los griegos llamaban Selene. Así, lunar es el nombre de una mancha oscura y más o menos redonda en la piel; aunque no se sabe con certeza si se llamó así porque su redondez recordaba la de la Luna o porque se creía que el lunar era causado por la influencia del astro sobre el niño aún en el seno de su madre. Esta segunda hipótesis parece ser la preferida por Corominas, quien cita un pasaje de Suetonio en el que se dice que Augusto nació con varias manchas sobre el cuerpo en la forma, orden y número de las estrellas de la Osa Mayor. Este etimólogo señala que sobre esta base puede haberse asentado la creencia del influjo de la Luna sobre la aparición de los lunares.

No se detienen allí las creencias acerca del efecto de la Luna sobre los hombres: lunático es el que padece locura no permanente, sino por intervalos, como las fases de la Luna. Y no olvidemos la luneta, el pequeño cristal redondo que es la parte principal de los anteojos, y, también, la platea del teatro, que tiene forma de media luna. Ni el lunarejo, el animal llamado así porque tiene en su pelaje manchas que recuerdan lunares. Ni el lunes, el primer día de la semana, que tomó su nombre del latín dies lunae ‘día consagrado a la Luna’.

La palabra del día se toma del libro

la Fascinante Historia de las Palabras por Ricardo Soca.


Tema cultural

La diversidad lingüística en España (Tercera parta)

La lengua gallega se formó en la zona comprendida entre el norte y el sur del Río Miño. En el siglo XII la zona del norte fue otorgada a doña Urraca por su padre, Alfonso VI de Castilla y León, quien asignó la zona del sur, desde el Miño hasta el Tajo, a su otra hija, doña Teresa. La extrema rivalidad entre ambas ocasionó la posterior independencia de Portugal y la frontera entre los dos reinos favoreció la progresiva escisión del gallego-portugués en dos lenguas distintas a partir del siglo XV. Durante el siglo XIII, el gallego-portugués, fue la lengua de la poesía junto con el provenzal. Por esta razón, Alfonso X, que propició un impulso definitivo de la lengua castellana, escribió sus composiciones poéticas en gallego-portugués por ser este idioma el de mayor prestigio para la composición en verso. Tras esta época de esplendor sufrió siglos de decadencia, aunque no se dejó de hablar, y resurgió en el siglo XIX con los escritores románticos.

El gallego es hablado por más de dos millones de personas y su proceso de normalización ha provocado una controversia entre quienes defienden la situación actual de la lengua y quienes desearían una mayor aproximación al portugués. Esta última lengua tiene presencia en territorio español en algunas zonas fronterizas de Castilla y Extremadura.

El vascuence o euskera.

La lengua más antigua entre las que se hablan en España cuenta con casi un millón de hablantes. Su territorio ocupa la mayor parte del País Vasco y la mitad norte de Navarra y se extiende hasta Francia, en el Departamento de los Bajos Pirineos, donde alcanza los cien mil hablantes.

Su situación es muy diferente a la de las otras lenguas citadas:

En primer lugar, su origen es incierto, algunas teorías proponen un parentesco con las lenguas caucásicas que se hablan entre Rusia y Turquía, otras estudian su relación con algunas lenguas africanas, ninguna de las dos teorías puede basarse en pruebas aceptables y el origen de este idioma sigue constituyendo un enigma. Sí se sabe que no es una lengua indoeuropea y que se hablaba antes de la romanización de la Península en una amplia zona del Norte, entre Cantabria y el Valle de Arán como mínimo (“Arán” es un topónimo de origen vasco, “aran” significa valle).

En segundo lugar, el euskera no tiene la tradición literaria secular de las lenguas romances, los vascos utilizaron el castellano como lengua de cultura durante mucho tiempo y el euskera estuvo durante siglos encerrado en un ambiente familiar y rural.

La recuperación de la lengua, iniciada durante el siglo XIX, impulsó una literatura que va tomando fuerza y que cuenta ya con prestigiosos autores.

Siete son las variedades del euskera, a partir de ellas se ha unificado el llamado euskera “batua” que actualmente se enseña en las escuelas del País Vasco.

El aranés.

El Valle de Arán es una zona situada en la parte central de los Pirineos, en la provincia catalana de Lérida. La población censada se halla en torno a los 7.000 habitantes. La situación del valle, orientada hacia Francia, y su difícil acceso durante siglos desde Cataluña y Aragón favorecieron la conservación de la lengua aranesa, que en realidad es un dialecto del gascón.

La lengua de Oc pertenece al grupo de lenguas románicas o neolatinas y está constituido por cinco grupos dialectales: el provenzal, el lemosín, el languedocino, el auvernés y el gascón. De los cinco grupos, el más alejado del catalán es el gascón. El gascón es un conjunto de dialectos, desaparecidos algunos, hablados en la Gascuña francesa. El aranés es uno de esos dialectos, pero su aislamiento y el hecho de que no se haya perdido le confieren un tratamiento legal de lengua, así es reconocido como idioma oficial del Valle de Arán por el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que también reconoce la autonomía y las instituciones propias del Valle (Conselh Generau d’Aran).

El aranés es la lengua de enseñanza en todos los centros de educación infantil y primaria del Valle de Aran. La población autóctona del Valle de Arán habla, por tanto, tres lenguas.

Respecto al español cabe recordar que es la lengua oficial de toda España y cooficial en aquellas comunidades donde se hablan los otros idiomas peninsulares que han sido reconocidos en sus correspondientes estatutos de autonomía. Tiene varios dialectos en el territorio español, entre ellos: el aragonés (recluido en los valles próximos a los Pirineos), el leonés, el bable o asturiano (en realidad se trata de un conjunto de dialectos muy próximos entre sí, llamados bables, hablados en Asturias); y dialectos meridionales como el andaluz (conjunto de hablas que tienen rasgos comunes), el canario, el extremeño (dialecto con base castellana e influjo leonés) y el murciano (dialecto con base castellana, pero con muchos rasgos de aragonés y de valenciano). Por otra parte, la línea divisoria entre las zonas norte de Aragón y Cataluña presenta una zona de hablas catalanas y aragonesas de transición, entre las que se puede destacar el benasqués.

Para concluir esta exposición debe mencionarse el caló, variante del romaní, hablado por las personas de etnia gitana y los dialectos árabes hablados en los territorios africanos de Ceuta, Melilla y en aquellas zonas que están acogiendo un gran número de inmigrantes norteafricanos durante los últimos años.

Aclaración final y referencias bibliográficas

El presente artículo constituye un modesto resumen realizado a partir de excelentes estudios publicados por prestigiosos lingüistas; aunque estos no hayan sido citados expresamente, sí se recogen las obras consultadas en la bibliografía.

Compilador:  Eugenio Ochoa Téllez


Refranes del Quijote de la Mancha

         .-  Donde las dan, las toman


Poema

En paz

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo vida,

porque nunca me diste ni esperanza fallida,

ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

Porque veo el final de mi rudo camino,

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,

Fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

cuando plante rosales coseché siempre rosas:

…cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:

¡Más tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

halle sin duda largas noches de mis penas;

más no me prometiste tan solo noches buenas;

Y en cambio tuve algunas santamente serenas…

amé, fui amado, el sol acaricio mi faz.

¡Vida nada me debes! ¡Vida estamos en paz!.

Amado Nervo

Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo Ordaz

27 de agosto de 1870

Tepic, Jalisco

24 de mayo de 1919

Montevideo Uruguay.

Translate »